Cómo los Inuits controlan la ira.

El secreto para regular las rabietas, desde el modelo de crianza de los Inuits.

El enojo es una emoción que es necesaria y adaptativa. Esta emoción, nos pone en alerta de que hay algo que no anda bien, nos permite demostrar nuestros límites y nos moviliza a salir del statu quo, a cambiar.

Sin embargo, nadie quiere sentir enojo ya que se nos enseña desde chicos que enojarse es de muy mal gusto, porque hemos aprendido a confundirla con sus expresiones de ira (golpes, gritos, destrucción de propiedad) que es lo que realmente tiene consecuencias negativas.

By Ryerson Clark. Inuit mother and daughter on Baffin Island, Nunavut, Canada. Real people in traditional dress out on the tundra.

Esta es una traducción/resumen que hice de un artículo muy interesante a propósito de la regulación de la ira, y que se basa en los valores de crianza de la tribu Inuit (conocida comúnmente como los esquimales), con estrategias menos convencionales que nos entregan una importante lección sobre la crianza.

En los años 60′ una estudiante de Harvard, Jean Briggs, se fue a vivir al Ártico y le pidió a esta tribu que la adoptara como una hija más. Muchas familias Inuit vivían de manera similar a como lo habían hecho sus ancestros durante miles de años. Construían iglúes en invierno y carpas en verano y vivían de la caza y de la pesca en condiciones climáticas adversas.

Luego de un tiempo, Briggs se dio cuenta de que en estas familias ocurría algo muy interesante: los adultos tenían una habilidad extraordinaria para controlar su ira: nunca se mostraban irritables con ella, aunque estuvieran enojados. Esto le causaba gran curiosidad a Briggs.

Un hallazgo muy particular

Un día, iba caminando y vio a una madre Inuit jugando con su hijo de 2 años de edad. La mamá tomó una piedra y le dijo: “¡Pégame!, continúa. Pégame más fuerte”, recordó Briggs. El niño le lanzó la piedra a su madre y ella exclamó: “Outch, ¡Eso duele!”.

La investigadora quedó aún más confundida, ya que la madre parecía estar enseñando al niño todo lo opuesto a lo que la mayoría de los padres quieren y más encima, sus acciones parecían contradecir todo lo que Briggs sabía sobre la cultura Inuit (una tribu estremadamente dulce con los niños, cuidadosa y tierna).

¿Qué estaba ocurriendo entonces?

Probablemente, lo que estaba haciendo esta madre era practicar el control de la fuerza y la consecuencia de los golpes de forma anticipada, en una situación donde no había un enojo real y en momentos en que su hijo sí se podía autorregular y entender por la razón.

‘Lo importante es dar oportunidades de practicar el control de la ira en momentos en que no están realmente enojados, de tal manera que se aprendan respuestas diferentes [además de la ira] para enfrentar una misma situación´.

¿Para qué enseñar esto?

‘Esto ayudará a reconfigurar su cerebro para ayudarlos a responder con conductas más adecuadas en momentos donde estén menos regulados’. (indican las psicólogas Miller y Feldman Barrett en el artículo).

Esta práctica emocional puede ser muy importante para los niños, porque sus cerebros aún están desarrollando los circuitos necesarios para el autocontrol. (L.Markham).

Los niños tienen todo tipo de grandes emociones en proceso de autoregulación, ya que aún no han desarrollado del todo su corteza pre frontal. Es por esto, que como adultos, todo lo que hacemos en respuesta de sus emociones, repercute y moldea sus cerebros.

Cuando le gritamos a un niño, o incluso lo amenazamos con algo como ‘estoy empezando a enojarme’, estamos entrenando al niño para que grite cuando se molesta y que gritar resuelve los problemas. Por el contrario, los padres que controlan su ira están ayudando a sus hijos a que en el futuro también lo hagan, ya que los niños aprenden la regulación emocional desde los adultos. – indica la psicóloga L. Markham en el artículo.

Es justamente por esto que la cultura Inuit considera que el regaño, o incluso hablarle a los niños con voz enojada, es inapropiado.

‘A menudo, se interpreta el comportamiento de los niños como que te quieren sacar de quicio. Lamentemente esta no es su intención real: la mayoría de las veces están molestos por algo, y tienes que ayudarlos a descubrir qué es– indica.

No es algo nuevo que no hay que gritarles a los niños, pero si no los ‘retas’:¿cómo los ayudas a regular su ira?

Cuando un niño Inuit golpeaba a alguien, reaccionaba con ira o tenía una pataleta; no había castigo. Los padres esperaban y ayudaban a que se calmara (CONECTABAN) y cuando llegaba la paz, redirigían su conducta. La idea era ‘blindar’ al niño de experiencias más apropiadas que lo llevaran a desarrollar un pensamiento racional y a tener mayor control de sus impulsos.

Por otro lado, redirigen los golpes a algo más seguro, hasta que el niño sea capaz de entender sus consecuencias reales. (‘¡Esto me duele!, ¿Tú quieres que esto duela?’) y hasta que pueda interiorizar que golpear hiere a las personas que uno quiere. Una vez que vaya bajando la emoción de enojo y por lo tanto, su respuesta de ira, se puede reflexionar con más calma.

Markham recomienda un enfoque cercano al utilizado por los padres inuit. Cuando el niño tiene un comportamiento inadecuado, ella sugiere:

  1. Esperar hasta que todos estén tranquilos. Luego, en un momento de paz, repasar lo que pasó con el niño. Se le puede contar la historia de lo ocurrido o usar dos animales de peluche para representarlo.
  2. Recreación o representación de la escena del mal comportamiento, asegurandose de 2 cosas:
  • Primero, mantener al niño involucrado haciendo muchas preguntas: Por ejemplo, si el niño tiene tendencia a golpear a los demás cuando está enojado, uno puede usar dos juguetes y preguntar: ‘Bobby quiere golpear en este momento. ¿Debería?’.
  • En segundo lugar, asegúrese de que sea una escena lúdica. Muchos padres pasan por alto el juego como una herramienta para la disciplina, dice Markham. Pero el juego de fantasía ofrece un montón de oportunidades para enseñar a los niños el comportamiento adecuado.El juego es su trabajo’, -dice Markham- ‘Así es como aprenden sobre el mundo y sobre las experiencias nuevas’.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close